LA MALDAD DEL DIABLO ACECHA ESPAÑA

 

ESPAÑA EXPUESTA A LA MALDAD DEL INFIERNO

Leo con estupor que un “Príncipe de la Iglesia”, el cardenal arzobispo de Valencia Antonio Cañizares, el pasado domingo, advirtió en su homilía con motivo de la celebración del Corpus Christi celebrada en la catedral de Valencia, que “El Diablo existe en plena pandemia intentando llevar a cabo investigaciones para vacunas y para curaciones. Nos encontramos con la dolorosísima noticia de que una de las vacunas se fabrica a base de células de fetos abortados. Así de claro. Y eso es inhumano, eso es cruel, y ante eso no podemos alabarlo ni bendecirlo, todo lo contrario. Estamos a favor del hombre, no contra el hombre. Primero se le mata con el aborto y después se le manipula. ¡Ay bueno, qué bien! No. Tenemos una desgracia más, obra del diablo”.

Pero cuando estaba reponiéndome de mi asombro, leo en otro periódico que José Luis Mendoza, el presidente de la Universidad católica de Murcia, ha generado un gran revuelo tras la difusión por redes de un vídeo en el que se le ve pronunciando un discurso conspiranoico contra el fundador de Microsoft, Bill Gates, el magnate George Soros y el “anticristo”. El catedrático asegura: “Las fuerzas oscuras del mal, en cada generación aparece el anticristo, y aquellos que les sirven, con gran poder, queriendo usurpar el nombre de Dios […] ¿Por qué ya en las Olimpiadas de Londres se anuncia el coronavirus? Aquellas imágenes de los féretros, ¿por qué Bill Gates, Soros, ¿anuncian hace años que se avecinaba el coronavirus? ¿Cómo ha venido esto? ¿Por qué motivo? Y quieren también controlarnos cuando se encuentre la vacuna con un chip a cada uno de nosotros para controlar nuestra libertad, ¿pero ¿qué se han creído, esclavos y servidores de Satanás?”

También hace pocos días, el “inefable” (seamos piadosos) exministro del interior español Jorge Fernández Díaz nos obsequiaba con esta “guinda”: En un encuentro de 55 minutos con el Papa y durante la conversación, le pedí a su Santidad que rezara por España por los difíciles momentos que atravesaba a causa de la crisis con Cataluña, a lo que el Papa me respondió: “El diablo quiere destruir España”. Tras esto, me contó que “El diablo ataca a los mejores”.

Después de todo esto, estoy a punto de abandonar a mi familia y solicitar el ingreso en alguna abadía perdida por el norte de Italia, como nos narraba con excelsa pluma Umberto Eco en “El nombre de la rosa” y comenzar a expiar mis pecados. No sin antes sentirme preocupado más que nada, por el hecho de la Iglesia Española, y una universidad  de prestigio y un país como España, puedan tener o haber tenido semejante caterva de abrazafarolas, psicópatas y gente de mal vivir al frente de prestigiosas entidades y que un “visionario meapilas” haya podido dirigir las fuerzas de seguridad de España.

La reflexión masónica, ante tales hechos que no son de mediados del siglo pasado antes de iniciarse nuestra Guerra Incivil (1936-39), sino que están frescos aun, es la de insistir una vez más en nuestra enseña: Libertad, Igualdad y Fraternidad, dando ejemplo en la sociedad profana de seriedad, compromiso y resolución, ante los serios problemas que deberemos enfrentarnos a nivel clínico y económico.

Se me ha ocurrido reflexionar de manera personal al respecto en este mi blog, ya que es altamente alarmante que se produzcan en nuestra sociedad semejantes declaraciones y que a raíz de estas no haya habido pronunciaciones al respecto. La verdad es que siempre he sido un ingenuo.

Josep-Lluís Domènech Gómez

Impactos: 85

Autor: admin

Francmason adscrito a la Gran Logia Simbólica Española, miembro de la R.L. Acacia al Oriente de Barcelona. Miembro del Supremo Consejo Masónico de España 30º. Escritor. Libros Publicados: El Venerable Maestro, El Silencio Masónico, Los Oficios de la Logia, Manual de Procedimientos Operativos de Logia, Logia de Perfección, Capítulo Rosacruz, Príncipe del Tabernáculo, Rituales de los Altos Grados del REAA

Un comentario en “LA MALDAD DEL DIABLO ACECHA ESPAÑA”

  1. Querido Josep Lluís, no puedo estar más de acuerdo con lo que dices. Pareciera que hemos viajado en el tiempo y retrocedido en la cordura y el sentido común, por no perfilar más en el despropósito. Te has remontado a los comienzos del siglo XX y bien podrías haber llegado hada el año 1.000.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *